Renta De Equipo De Audio Para Conferencias
mayo 5, 2019
Renta De Sonido Para Xv Años, RENTA DE SONIDO PARA EVENTOS SOCIALES
mayo 14, 2019
Mostrar todo

Por ejemplo, puedes ofrecer bandas musicales, concursos o fiestas patrocinadas. También llama mucho la atención usar una determinada temática; por ejemplo, medieval, cinematográficos o egipcios, acompañados de tragos directamente relacionados con el ambiente. La ubicación es un elemento trascendental para el éxito de un bar. Generalmente, éstos se instalan a los alrededores de universidades, para que el público principal sean estudiantes. Otra opción es cerca de colonias donde se agrupen grandes cantidades de locales de este tipo, para aprovechar así la llegada de personas que van a lugares ya conocidos, y que, gracias a las ofertas, opten por tu bar. El alcohol, el café y el té no son perecederos al corto plazo, por lo que puedes acumular un elevado stock. Según los expertos, lo aconsejables es contar con una gran variedad de productos posibles, pero siempre que sean los clientes quienes los demanden ya que, si no lo hacen, acabarás teniendo productos sin salida. La rentabilidad aquí oscila entre el 30% y 40% en función del precio de venta y el costo de las materias primas. De todos modos, resulta mejor tener un número reducido de proveedores. Te ahorras problemas y puedes conseguir descuentos por volúmenes de compras. Para empezar, lo mejor es contratar un intermediario que te proporcione todas las marcas de alcohol o también trabajar con los propios representantes de las marcas. Los trabajadores juegan un papel muy importante en la buena marcha de tu negocio. Para empezar, bastará con un camarero en plantilla y, de forma adicional, un “DJ”, un portero y un RP para los fines de semana. En este negocio la figura del encargado es fundamental, sobre todo si no lo conoces lo suficiente o lo ves como una inversión y te mantienes al margen.

RR: A Toluca, a Puebla. En Puebla, la primera vez que llegué eran las seis de la tarde y el lugar, que se llamaba “El Cuescomate”, en la colonia La Libertad, estaba lleno totalmente. Llegué esa vez con una camionetita —pensaban que iba yo a llegar con un trailer— con mis roperos, mis trompetas, mis twitters y una luz de faro de avión que daba vueltas con un motor. Ellos ya tenían una pirámide de bafles chiquitos, como caseros, y que va llegando “La Changa” con sus dos roperos y sus trompetas: “¿ Qué, esa es “La Changa”? Uuuhh, pues le vamos a dar vuelta, nosotros tenemos un montón de bafles”. Pero no vieron qué tipo de bocina traía yo, una de 22 para los graves. Cuando empiezan a sonar lo changazos “¡ ”, y empiezo a hablar, pues a la gente le gustó. Allí empecé a tener éxito en todo lo que es Puebla, una motivación para toda la gente joven de aquella época, y así empezó a crecer “La Changa”.

AR: ¿Dentro de la República, hasta dónde ha llegado a tocar? RR: He estado en Tijuana en el Salón “Las Pulgas”, en Acapulco, en Oaxaca, la gente siempre responde. AR: ¿Con qué otros sonidos empezó usted a alternar? RR: Retomando cuando yo tocaba en las tardeadas en la Gertrudis Sánchez, que eran un éxito, un día se me acercó una muchacha y me dice: “Oye, manito, ¿ ”, “No”, “Es un cuate que toca bien padre, es de allá de San Juan de Aragón. Te lo voy a traer para de aquí a dentro de ocho días, para que te lo presente”, “Órale”. Yo no hablaba ni nada en el sonido, traía un micrófono de esos de los tamaleros. Llegó el domingo, y la muchacha me dijo: “Mira, te presento al ‘Rolas’”, “Hola, mucho gusto”. Continuó la chica: “Déjalo que hable”. “Aquí les voy a presentar al Sonido ‘El Rolas’”.

Y agarró ‘El Rolas’ y dijo: “Damas y caballeros, muy buenas noches; les habla XRHH Sonido ‘Rolas’, directamente de Las Lajas, Peñón de los Baños”. Y me dije: “¡ Yo quiero hablar como este cabrón”. Empezamos a hacer un mano a mano entre ‘El Rolas’ y ‘La Changa’ a los ocho días; él tocaba puras cumbias de Los Corraleros de Majagual, y yo tocaba pura Matancera. De allí empezamos a hacer una mancuerna que duró 11 o 12 años. AR: De ese encuentro a usted le dio por hablar en el micrófono. RR: A mí por hablar, y a él por conseguir la música que yo tenía. Hicimos mancuerna, y llegamos a tocar todos los viernes y domingos en un cine que se llamaba “Cinco de mayo”, acá por Eduardo Molina. Yo estrenaba música, y a los ocho días la conseguía él, pero yo ya le sacaba otra diferente. Entonces, el que ganaba era el público.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *