La Advertencia Ignorada En Iztapalapa Y Tláhuac

Equipo De Sonido Para Fiestas En Venta Archivos
junio 14, 2019
Renta De Luz Y Sonido En Aguascalientes
junio 22, 2019
Mostrar todo

En esta vialidad, que permanece bloqueada tres semanas después del terremoto, se instalaron algunas de las casas de campaña donadas por China, pero están vacías. El asfalto de los callejones de esta colonia popular está partido como tierra seca. El nivel de las banquetas baja y sube hasta un metro en algunos puntos. Las bardas, árboles, casas y postes siguen el rumbo del piso, unos serpentean, otros yacen derrumbados. Varias vialidades permanecen cerradas y las escuelas públicas aún no reanudan actividades. Son los resultados de vivir sobre una falla geológica. La fractura de Iztapalapa es estudiada por geólogos de la UNAM desde el año 2007. Un año más tarde, con financiamiento de la delegación, inauguraron el Centro de Monitoreo de Fracturamiento del Subsuelo —renombrado más tarde CERG. Este tuvo una inversión inicial de 9 millones de pesos, según un primer reporte y su objetivo es estudiar la falla en ese lugar y, en coordinación con autoridades, “mitigar y prevenir” los riesgos a la población.

Antes del último terremoto, ninguna autoridad advirtió a los pobladores de la colonia La Planta que sus casas estaban sobre una fractura del suelo, aunque varios hundimientos recientes los alertaron. “Se había solicitado apoyo a la delegación para atender la situación de la grieta. Ya con el sismo del 19 tuvimos el colapso de ocho viviendas en un inicio y la apertura de la falla geológica”, dice Benjamín Campos Mendoza, coordinador del comité vecinal. La fractura en la delegación Iztapalapa es estudiada desde hace al menos una década. Lo que el sismo revivió es una vieja problemática no resuelta por las autoridades, que tienen ubicadas las zonas vulnerables desde hace al menos una década. En 2007, en Lomas de San Lorenzo (a 3 kilómetros de La Planta), una persona falleció al caer en una grieta de 10 metros de diámetro y 15 de profundidad, según reportes de la prensa. Dos años más tarde, en la misma colonia, la fractura rompió un ducto de Pemex y 14 familias fueron desalojadas y sus casas demolidas.

En 2013, diputados en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal pidieron al gobierno federal y los locales un programa para la reubicación de 250 viviendas en alto riesgo por fracturas y hundimientos. Campos se queja de que Protección Civil atendió el llamado de los habitantes de La Planta demasiado tarde. Fue hasta después del sismo, una vez que el daño ya había sucedido, que comenzaron a dar opiniones sobre las viviendas que debían ser desalojadas, con posibilidad de reparación, o demolidas y reconstruidas. Sin embargo, no entregaron ningún dictamen oficial. Para los vecinos de La Planta hoy es claro que sus casas están en un terreno geológicamente inestable. Aun así, no hay autoridad que les de mayor información. “Vinieron brigadas de la UNAM de arquitectos, de geólogos, de ingenieros, que fueron los que hicieron la labor de informar a los vecinos la gravedad en la que estamos”, dice Campos. El grupo de arquitectos consideró que se debe realizar un estudio de suelo y con ello podrían generar una propuesta de construcciones adecuadas, quizás sin necesidad de reubicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *